domingo, 9 de diciembre de 2012

Amanda Espejo-Chile- en IV ELILUC





VENTOLERAS

No es el viento quien hurgaba mi ventana
no es la brisa cálida ni el gélido aire del norte.

(Es un soplo indefinido el que te trae consigo)

Un hálito de origen, de certezas, duda y miedo
un respiro incandescente,
tensadura de la cuerda desde la punta al extremo.

Respingo de ventoleras  encabrítame por dentro
y allí llegas…transportado,
en vuelo rasante, quedo…
sin mover ni un solo átomo ni célula de tu cuerpo.

Transmútense las esencias, las formas, tejido y huesos
hasta quedar suspendido a una cuarta de mi cuerpo.

(Rojas rosas destellantes laceran tu carne blanca)

Erízanse mis cabellos, las puntillas de mis senos
la lomatura del vientre y el largo de mis pestañas.

Tú tan bello en tus alturas……………………….
Yo, morena sin condiciones  como el pecado que arrasa.

No es necesario el acople…………………….
La mixtura de uno y otro confirma la semejanza.
Cada suspiro exhalado provoca un trastrocadero
de cruces en invertida, de círculos y ángulos rectos.

¡Ay, que destrozo por dentro
que placer en el dolor, que rasgar, que sobajeo!

La laguna de mis sábanas caldea en su plegadura
cada doblez de mi piel o recoveco de la tuya.

Y este viento huracanado en cada retorcimiento…
elévanos hasta el tope de un delirio somnoliento
validando en su locura mucho más que dura un sueño.
(Penetra, como una estaca de escarcha en el pecho medio)

Bramidos estrangulados caracolean mi espalda:
lamentos, quejido y goce, trizaduras del silencio:

“Mátame antes que mañana”

“Con tus puñales horádame…”

“Reháceme  de carne y alma”

Chillidos que se confunden con de las aves el canto.

(Despierta un gris blanquecino en los rincones del cuarto…)

Ahí te marchas, me abandonas , dejando sobre la cama
a ésta que se revuelca
de angustia, de gusto y rabia
por no poder revertir espirales ni mandalas
ni el rumbo del turbulento que se allega a mi ventana.

 

 

Para contigo pasa que...


Le encontré el sentido
a la palabra FALTA
y se antepone al tiempo,
al espacio, al habla,
al descanso de la noche
y al romper de la mañana.
Y faltan caminos nuevos
con estaciones y plazas
en donde agarrar aliento
para gritar fuerte ¡FALTA!
Faltan peldaños que suben,
faltan planicies que bajan,
falta volumen, reverso, pizarra,
para graficar las fórmulas
los excesos, las confianzas.
Faltan dedos en mis manos
para descubrir tu espalda.
Faltan besos en las bocas
falta goce en las gargantas
falta tirar la cordura
falta locura en las sábanas.
Y en contrapunto perfecto,
si hay algo que sobra
son ganas.


Armanda Hesse


Amanda Espejo-Arnabda Hesse, CHILE / poeta-narradora.
Pertenece al grupo editor de Revista LA MANCHA y es directora de su versión virtual, desde donde practica un amplio trabajo de difusión cultural.
En género narrativa ha obtenido variadas distinciones en convocatorias nacionales, siendo antologada en ediciones de papel y virtuales.

Ha publicado su poemario NO HAY MÁS QUE ESTO, centrado en algunas de las variantes del erotismo y las plaquets poéticas  ENTRE-LUNAS y DÉCIMAS SOBRE UN BARCO DE PAPEL.  
Actualmente prepara una edición de cuentos, principalmente, los distinguidos en algún certamen o con un significado especial en lo personal.
Desde su formación,  trabaja activamente en la Agrupación Cultural Puerta Abierta Chile México.

Paginas personales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario