domingo, 12 de diciembre de 2010

El Concurso de Eliane Bösch

El concurso por Eliane Bösch

Llegó temprano para subir al avión. Se ubicó en su asiento de primera clase…estaba muy excitada con este viaje. Había ganado un concurso de bailes orientales y le habían pagado el viaje y estadía de 10 días en la India, donde iban a concursar finalistas de otros países.

El asiento de su lado estaba vacío hasta casi la hora de salida del avión ,cuando llegó un hombre de muy buena complexión y se sentó, saludándola. Ella le sonrió y reconoció que era un actor y gran bailarín que ella conocía bien.

Un tiempo después del despegue del avión, comenzaron a traer la cena. Ella observó que el le pidió a la azafata, un vaso de jugo declinando el vino. Ella, aprovechó e hizo lo mismo pues no era de tomar alcohol. Comenzaron a hablar… el le preguntó si era musulmana, por no tomar vino. Ella se rió y dijo: - no, no me gusta el alcohol, pero no por religión, sino por elección. - y el le explicó, que el no debía tomar alcohol, para mantener bien su musculatura. Sobre eso ella le comentó que lo conocía, que había visto sus películas por internet y que le gustaban mucho. El le sonrió, agradeció, y asombrado dijo… - es raro que me conozcan fuera de mi país – y siguieron hablando un buen rato después de comer. Cuando apagaron las luces… el se estiró y acomodó para dormir. Ella hizo lo mismo.

Se despertó sobresaltada…había dormido profundamente. Decidió ir al baño. Pasó sin molestar al actor… y cuando iba a salir del toilet, las luces de ajustarse el cinturón empezaron a prenderse. Apuró el paso, y sintió que el avión se movía a ratos… cuando llegó, para alcanzar su asiento, perdió el equilibrio e iba cayendo sobre su compañero, pero este la sostuvo y la guió al asiento. Ella se puso nerviosa y no encontraba el cinturón… entonces, el le dijo: - calma… no pasa nada… tranquila! Aquí está el cinturón…permítame. – y le abrochó el mismo. Como el movimiento de la nave continuaba, el le tomó la mano, para darle confianza. Ella empezó a relajarse y pensaba: vamos Susan, que te pasa?

Siempre fuiste una persona tranquilla…que te pone más nerviosa? El vuelo? O la proximidad de Ashok? O porque te tomó la mano?

En ese momento el le estaba hablando y tuvo que dejar sus pensamientos.

El le pidió que le contara a que se debía este viaje a la India. Ella le explicó todo lo del concurso y cuando dijo que bailaba, se le iluminó la cara y se sonrió! A todo esto, el viaje ya se estaba haciendo placentero, y a los pocos segundos el cartel informó que ya podían dejar los cinturones. El le preguntó si no quería tomar algo y ella le contestó que le gustaría mucho un té. El se rió y dijo: - fantástico, así puedo pedir uno para mí, sin pasar vergüenza… jajaja… - llamó a la azafata e hizo el pedido.

Ya no durmieron…conversaron todo el resto de la noche. Ambos hablaron de sus proyectos y se sentían muy bien.

Al llegar el momento de aterrizar el le dio una tarjeta con un teléfono: - en tu estadía, llámame en cualquier momento. Así te mostraré mi ciudad

en un tour gratuito. – ella le dio dirección y horarios donde iba a concursar…

Cuando llegó al hotel se maravilló del lujo del mismo y disfrutaba todo. Habló por teléfono con los organizadores y al día siguiente debía presentarse.

Se vistió y salió a pasear por los alrededores. Cuando volvió al hotel, le informaron que había recibido una llamada de Ashok que le pedía que le devolviera el llamado. Se recostó en la cama y marcó el número… no esperaba que el contestara, pero, se equivocó! Su voz ansiosa le respondió… Después de conversar un rato, el le dijo que se preparara que le iba a mandar un coche para llevarla a cenar.

Se esmeró muy especialmente para lucir lo más bonita posible. El coche que la vino a buscar era una limusine. Viajaron una media hora, cuando el vehículo pasó un portón con guardia y se estacionó delante de una casa, rodeada por un bello parque. A ella no le parecía un restaurant… un señor anciano, la hizo pasar a un salón grande y muy bien arreglado con cuadros, que le parecía a ella eran auténticos…los estaba mirando, cuando sintió unos pasos… al darse vuelta, se asombró al encontrarse a Ashok con traje blanco, con un pañuelo también blanco en la cabeza, dejando ver sus cabellos largos. Estaba hermoso, cautivador y con una bella sonrisa, le dio la bienvenida. Después de una breve conversación el le dijo: - vamos a comer… te cociné tu comida predilecta… por lo menos es lo que me distes a entender en el avión. - ella asombrada preguntó: - ¿tu has cocinado? –

El le regaló una sonrisa y dijo que lo hacía siempre que podía…

Fue una cena muy agradable y como ella miró varias veces el reloj, pues al día siguiente debía estar en la sede del concurso, aunque a ella le tocaba recién a la tarde, el llamó para que prepararan la limusine para llevarla al hotel. En la despedida, ambos estaban un poco nerviosos… el le alargó la mano y cuando ella puso la suya, el la apretó mirándola a los ojos. Esas manos y esos ojos dijeron muchas cosas.

Ya en su cuarto, se disponía a acostar, cuando sonó el teléfono. Era él que le preguntaba si había llegado bien… hizo un silencio y luego parecía que iba a decir algo pero rápidamente le deseó suerte para el día siguiente. Al colgar, ella quedó con la sensación de que el quería decirle algo, pero no lo hizo. Se durmió muy feliz!

El día siguiente fue muy movido… se encontró con las otras participantes de todas partes del mundo, pero más cantidad de la India. Ella era muy feliz de poder conversar con ellas. Mientras bailaban, ella tenía un lugar en la platea para verlas. Hacía el mediodía, se sentó al lado de ella, un viejito con mucho garbo, muy simpático, con un bastón muy lujoso. Ella supuso que debía ser algún pariente de las chicas que bailaban.

Al fin le tocó el turno a ella. Se sentía con mucha confianza pues todas seguían una misma línea, en cambio ella había puesto unos movimientos propios que no sabía si iban a ir a favor o en contra de ella.

Antes de empezar su baile, vio al viejito, en primera fila, mirando atentamente…

Se apagaron las luces y con su música suave y melodiosa empezó a contonearse… cuando en un momento, la música se hizo más acompasada y ella empezó con sus movimientos propios… en la sala había un gran silencio. Terminó, tirada en el suelo … se prendieron las luces, y un aplauso muy grande la sorprendió. Se levantó, saludó y vio al viejito aplaudiendo con una gran sonrisa.

Al salir, sus compañeras, la felicitaron y le dijeron que iba a llegar a la final. Ella estaba feliz porque había salido todo como ella lo había practicado. Si llegaba a algún premio, eso era lo de menos. Ella se sentía muy bien! Se iba a cambiar, cuando las chicas le dijeron que había recibido un enorme ramo de rosas… ella dijo que debía estar equivocado. Pero no, venía a su nombre y firmaba: Un admirador… Estaba perpleja y sus compañeras le decían: Debe ser el viejito que estaba en primera fila y te aplaudía a rabiar! Nadie lo conocía… No tuvo más tiempo para pensar al respecto…Siguió el programa… el viejito había desaparecido.

Al terminar el día, todas estaban muy cansadas…a la salida esperaban coches para llevarlas a los distintos hoteles… Susan se sorprendió al ver una limusine…el chofer se acercó para conducirla a la misma (y sí era el mismo chofer del día anterior). Subió, pero esta vez había alguien en el asiento… cuando lo vio, se le aclaró todo, y empezó a reírse a carcajadas,

el viejito era un muy buen actor… si, era Ashok!

Mientras se sacaba la máscara, maquillaje, etc. le iba diciendo: - yo no podía ir a verte, porque no podría pasar desapercibido, entonces, tomé una caracterización… te pareció bien? No me has reconocido? - Ella seguía riendo y diciendo: - no, no te reconocí…estabas perfecto! Y gracias por venir a verme! –

El entonces le dijo que vio unos pasos en su baile, que le eran familiares, y que quedaban muy bien… y la hizo destacarse de las demás! Ella sonrió y dijo: - si, son los pasos que te robé a ti! –

Estaban llegando a la casa… y el le dijo que esta vez no había cocinado el pero que había una buena cena. Ella dudó un poco y dijo: -Bien, pero me tengo que ir temprano, pues mañana tengo otra entrada de baile … -

Cenaron, charlaron y se hizo muy tarde… el le ofreció quedarse en una habitación de huéspedes y a la mañana su chofer la llevaba. Titubeó un poco, pero sólo un poco. El la acompañó a la habitación y en la puerta, tomó su mano y la atrajo hacia el. Se miraron profundamente, y terminaron besándose apasionadamente. Cuando al fin, se separaron, el le besó la mano y le dijo: - hasta mañana –

No lo vio en el desayuno… su chofer dijo que la llevaría cuando estuviera lista. Se fue un poco desilusionada por no encontrarlo… ¿ que había sido ese beso?

El viejito no apareció…ni la limusine tampoco. A la noche se fue al hotel y se había acostado, cuando se incorporó y tomó resueltamente el teléfono y marcó su número. El contestó preguntando como le había ido. Ella le preguntó si estaba filmando y le dijo que no … pero estaba entrenando.

Hubo un silencio cuando ella juntó coraje y le dijo: - ¿porqué me distes ese beso anoche? - la contestación fue también muy resuelta: - porque te amo con todo mi corazón… y estoy un poco asustado de este amor! - ella no supo que decir y cortó la comunicación. Pero se arrepintió y volvió a marcar el número…pero se quedaron callados los dos, sabiendo que el otro estaba allí. Al fin se despidieron… pero Susan no durmió bien esta vez.

Ese día era la final y estaba muy peleado…había 10 finalistas, y ella estaba entre ellas. Estaban todas vestidas, deseándose suerte, cuando una llegó diciendo que habían venido varios productores de cine, en busca de talentos para alguna película. Las de la India se pusieron muy nerviosas, pero ella, que venía de tan lejos, era muy difícil que la tuvieran en cuenta.

Todas bailaron su último tema… algunas con no tan buena fortuna, a causa de los nervios… cuando le tocó a Susan, salió tranquilamente al escenario, se puso en posición, pero por el rabillo del ojo, vio en la primer fila, entre señores desconocidos, a Ashok. No tuvo tiempo de pensar que hacía allí… y en seguida empezó a danzar al ritmo de la música. Cuando intercaló los movimientos de Ashok, sintió un murmullo en la primera fila, pero terminó esplendorosamente su acto.

En unos minutos el jurado iba a dar su veredicto pero tenían una información que dar antes. La directora del evento informó que tenían el honor de la presencia de grandes productores y artistas de cine, que le dijeron que habían elegido tres bailarinas para ofrecerles un trabajo. Y esas bailarinas, después del evento, iban a firmar un contrato… para no dejar el suspenso, nombraron a las tres… Cuando Susan sintió su nombre, quedó perpleja y sorprendida. Todos aplaudían a las tres elegidas…y ella vio como Ashok le sonreía!

Después llegó la elección… y ella resultó tercera, lo que no se esperaba! Que alegría tenía! Como premio, a ella le tocó, una semana en un spa con todo…

Al terminar se encontraron en el vestuario, cuando alguien avisó que a Susan la esperaba el actor! Salió sonriendo, y el se acercó, sin importarle nada, la besó en la boca. Estupor de todos! Ella… asombrada! El le dijo entonces: - van a hacerte firmar un contrato para tu actuación con un actor de primera línea, que a veces se caracteriza de viejito, en una película que empezará pronto su rodaje. Para estar cerca de los sets, te propongo que te cases conmigo, así podrás vivir en casa. –

Ella quedó con la boca abierta… mirándolo! Su mirada le pedía una respuesta y ella se la dio, poniendo sus brazos alrededor de su cuello, y se besaron sellando este pacto de amor… y de trabajo!

Eliane Bösch

Suiza-Argentina

www.matthewmusainspiradora.blogspot.com

2 comentarios:

  1. muy buen trabajo! precioso e inteligente!
    un abrazo,poeta
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mery... y gracias lidia por tu comentario! Me siento honrada por haber tenido esta participación....muchas gracias!!!!

    ResponderEliminar