domingo, 11 de diciembre de 2011

Poemas de Miguel Chillida

Poemas escritos por Miguel Chillida


Rápida y oscura


Música rápida y oscura

se derrama por las paredes del pensamiento.

Siempre atenta a la afonía de los transeúntes y las miradas perdidas.

El hombre que miraba la luna no estaba aquí,

lo vieron irse, tal vez, cruzando el cielo.


Un teclear inagotable


Un nombre se sobrepone a otros tantos

que han pasado frente a las olas de la vida.

El recuerdo es un sitio poco confortable;

va y viene sin decirlo.


Un caminante solo, en la calle tristeza

devoraba sus pasos al pasar. Sonaba

la melodía extinta, y nos otorgó a todos

un rumor que describió nuestras muertes.


Es lo que ocurrió sin que nos diéramos cuenta,

es lo indecible, lo que pone de cabeza el transito

de pensamientos en la autopista de nuestra mente.


Todo, absolutamente todo,

abandonado por un teclear inagotable.



Declamados por: Pilar Velez



La fiesta


Nuestros cuerpos
buscándose
entre tanto humo
y trago.

No paran de sonar
las canciones
una tras otra,
como queriéndose
sobreponer
a la realidad.

Nos abrazábamos.
Tu cerveza fría
roza mi espalda,
y yo rozo
los temores.

No respirar.
Sentir las voces
de los otros
en cada rincón del encuentro.

Y de no respirar
ir muriendo,
con la música que cesa.




La sombra suele estremecernos

Recostado del cemento de los muros,
no de los muros,
el tiempo me devuelve la mirada,
se mantiene intacto
como si nada hubiera pasado;
es probable que así sea.
Su rostro conserva las facciones conocidas.
El vestigio de su paso inalterable
registra en mi cuerpo los años que han pasado.
Incorpóreo me abandona.
Yo sigo recostado.
El repaso de los días continúa.












No hay comentarios:

Publicar un comentario