domingo, 20 de diciembre de 2009

Lidia Gaviña - Cancion Dos


Cada tarde tu sonrisa


Se desnuda en un vaso de vino


O en la mano que dibuja


Su propio destino.


Te entristece pensar


Que tu látigo no es cruel,


Ni siquiera duro.


Tu pelo e un nido


De pequeñas cintas blanquecinas


Y tu cuerpo un caballo


Que no tiene caminos.


Tus manos dos trozos


De carne, que impresionan


En el papel ideas que no salen.


Tus ojos, ah tu ojos!,


Que pedazos tan tristes de manzanas.


Tus labios son amargos.


Tus labios impostores.


Todo es un fraude,


Una mentira que e toma


Con la tarde, en la calle.


Te quise en el rincón clandestino.


Te quise es cierto.


Aun te quiero. Pero de nada vale,


Cuerpo sin promesas.


Me desmiente tu rostro que se repite


En los vidrios de las galerías grises


De una ciudad sin pasos.


En los cafés tristones


Que se toman aguados.


Cada tarde tu sonrisa se desviste


Y en el momento solo,


Se queda esperando.


1 comentario:

  1. Lidia...sabes que escogi este poema porque me gusto muchisimo.... ahora que termine con los detalles del evento, voy a subir mas poemas...subire por supuesto Cancion Uno

    ResponderEliminar