domingo, 20 de diciembre de 2009

Laura G¢mez R. - Distanciamiento


La cama se inundó de tristeza


derramada entre el pliegue del hilo,


con denso discurrir, sin prisa alguna,


alimentando el placer de su presencia,


como lengua ahíta de sabores


que hostiga al paladar con lentitud.



Al abrir la víscera,


en la soledad que otorga


el abismo de silencio


alojado en la garganta,


su humedad ya estaba entre las sábanas,


alimentándose de mí con su tintura


y engullendo la paz chantajeada.



Laura Gómez Recas, 2009

1 comentario:

  1. Saltaste del otro lado del Atlantico....y valio la pena!!!
    un abrazo

    ResponderEliminar