domingo, 11 de diciembre de 2016

RONNY LEVY BEN LABRAT - ISRAEL- VII ELILUC


Ronny Levy Ben Labrat

ISRAEL

Lingüista, matemático, escritor y poeta. Nació en la ciudad de Tánger, ex provincia de España, hoy Marruecos.

Hijo del ilustre escritor y periodista Moses Levy Benlabrat que colaboró con Federico García Lorca en la Guerra Civil de España.

 Dejó Tánger  a los 20 años y se instaló en el Estado de Israel en los años setenta. Hoy es profesor de lenguas latinas y de matemáticas en varios colegios y centros académicos en el sur de Israel, en la capital de la región Neguev, Beersheva.

Entre sus obras literarias publicadas figuran ‘ Hojas Muertas ‘, ‘ El hijo del viento’, ‘ La fragancia del jazmín’ , ‘Solica’, ‘ Haber vivido’ ,’ Poemas del alma’, ‘ Los últimos días de Alberto Franklin’ ‘ El silencio de las voces’,’ Himno a mi gitana’ y ‘ Oasis de delirios vagabundos’ editado en Ecuador y ‘Alma Gitana’ en coautoría con Marisa Aragón Willner,  editado en Argentina.

Autor de dos libros virtuales ‘Magma sobre las flores’ y ‘Evangelio Poético’ y varios videopoemas de su vasta obra poética.

Participó en las antologías ‘Memorial de Barro y Fuego’, ‘ Periplo de las Mariposas’ y ‘Alquimia’ 2014-2016 del sitio cultural Parnassus, Patria de Artistas en Buenos Aires

 

 

   LA DAMA DE MI NOCHE

    

Venías a mí borracha de sueños y cariño,

tu boca era fuego de lava y furiosas brasas,

una pirueta de piernas serpentinas,

un puente enroscado de rosas y claveles.

Venías a mí y yo me quemaba con tus labios,

subía lírico en tu cuerpo de trigo y lirios

bajo la zarpa de tus besos y las cepas de tu vino.

 

Eras un mar tumultuoso en el pulso de sus olas,

un cuerpo desvelado encendido con mi sueño,

una lluvia blanca de astros suspendidos.

Venía súbito a clavar mi vela en tu puerto,

entraba en tu palacio con mi escudo navegante,

elogiando tus marfiles de abanicos y encajes,

cantándote la eterna fábula de mi sed y mi hambre.

 

Tu rosa boca bebía el llanto de mis mareas

y todo el firmamento se hundía en un grito alucinante,

yacíamos unidos absortos de cariño,

hallando la belleza en el lecho de los cielos,

caminando por bazares de seda y espuma,

y yo llegaba a tus ojos del borde de la noche

de un salado mar de tormentas y espejos.

 

De pronto empezaban los truenos y los ecos,

la bélica melodía de mi cuerpo con tu cuerpo,

llegaba una torrentera de humo y cenizas,

una avalancha en los senderos de la ansia.

Tú eras mi dama imperiosa y dominante,

el impulso femenino de un tembloroso aliento,

el acto divino de la posesión amorosa,

ambos nos diluíamos en un éxtasis de delicia,

y yo me moría como un pájaro herido,

no de tus balas y tus cuchillos sino de una rosa

exacerbada que de tu cielo se me caía.

 

All rights reserved to Ronny@levybenlabrat, Israel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario