domingo, 11 de diciembre de 2016

MARITZA TRUJILLO-CUBA-USA-VII ELILUC


MARITZA TRUJILLO – CUBA- USA                     LA SALACION

 

Vivir en un pais donde imperan la escasez, atraso en la tecnologia y comunicaciones, es verdaderamente una desgracia. Lo peor es cuando el territorio es una isla, donde se hace muy difícil escapar a no ser arriesgándose a morir ahogado o devorado por hambrientos tiburones.

Esas consideraciones me las hacía acostada en la colombina* del cuartito que compartía con mi hermana menor, dias antes de casarme.

Estaba ilusionada. Al fin mis sueños se iban a realizar- me decía para mis adentros-

Viviré en una casa grande con una habitación para nosotros dos. No me importaba que la vivienda fuera la de mis suegros que tampoco eran santos de mi  devoción.

Ya tenía las maletas cerradas para irnos de luna de miel a Varadero, que gracias a las horas extras y trabajo "voluntario" de mi futuro esposo, ganó el viaje. Claro que no era gratis, pero al menos disfrutaríamos por unos dias de la playa desconocida para nosotros ya que los turistas extranjeros o los trabajadores "ejemplares" eran los únicos autorizados a visitarla.

El vestido de novia sencillo pero muy bonito, los zapatos y el velo, ya estaban listos.

 

Llegó el esperado día. Pasé revista a los preparativos de la modesta celebración: el pastel de bodas blanco, cubierto de merengue, con la pareja de novios decorando el tope del mismo. Las cajitas de la merienda que se serviría, consistente en dos croquetas, dos bocaditos y dos cucharadas de ensalada del pollo que engordamos previamente para que alcanzara.

En el patio, dentro de un contenedor lleno de hielo, se enfriaba la cerveza que pudimos conseguir.

Las tres botellas de sidra para el brindis, rodeaban el pastel junto a las copas que la tía Etelvina nos había prestado para la ocasión. No faltaba nada.

 

Ya vestida con mi ramito de flores en la mano , me senté nerviosa en la sala.

Pasaba el tiempo y el auto que mi novio había contratado para llevarme al bufete colectivo, no aparecía.

De repente, un chico del barrio tocó repetidamente en la puerta para decirme:

-"Tere,  Amaury tu novio llamó. El carro que tenía “apalabrado” se rompió. Dice que vayas en lo que encuentres. Te está esperando"-

Casi me desmayo de la desesperación. Para casarse, era imprescindible sacar un turno con antelación. Si lo perdía, tendría que esperar para quién sabe cuando. "me salé"-pensé-

Salí a la calle. No había vehículos circulando, solo bicicletas. Ni siquiera se asomaba un carretón.

Entonces, apareció el camión de la basura. Venía despacio descargando los desperdicios de los latones que estaban en la acera.

El chofer y su ayudante que me conocían, me vieron y preguntaron sorprendidos:

-"¿Hoy es el casorio? ¿Y esa cara? iParece que en vez de " matrimoniarte”, vas a un velorio!"-

Les conté lo que pasaba. El chofer temiendo mi rechazo, se ofreció tímidamente a llevarme al bufete.

Ví los cielos abiertos. Apresuradamente me encaramé en el camión con traje, velo y el ya marchito ramo de flores.

LLegué sudorosa y aliviada a mi destino. El perfume de jazmín cuyas últimas gotas me había aplicado al salir de la casa, se evaporó en el trayecto, mezclándose con las emanaciones de la basura.

Los amigos, el novio y la familia se quedaron atónitos al verme bajar del maloliente camión.

Los “leones”** me gritaron mientras seguían su camino: "iFELICIDADES!".

 

 

*Una especie de cama pequeña.

** Mote que se les da a los encargados de recoger la basura en la Provincia de Oriente en Cuba.

 

Maritza Trujillo
MAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario