domingo, 11 de diciembre de 2016

INES J. PILOTTA-ARGENTINA-USA-VII ELILUC



Inés J.Pilotta nació en Córdoba, Argentina. Estudió en el Colegio Nuestra Señora del Huerto, recibiéndose de Maestra Normal Nacional. Comenzó la Universidad en las Facultades de Arquitectura y Urbanismo y en la de Filosofía y Letras de la misma ciudad, estudios que truncó debido a la inseguridad de aquellos años provocada por grupos montoneros. Co-fundadora y docente en una escuela barrial fue Maestra, Vicedirectora y Directora de la misma, Secretaria en la Dirección de Salud Mental del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, entre otros trabajos desempeñados en su país. Tiene tres hjos, Federico, Verónica y Gabriel y cuatro nietos, Gregorio, Gonzalo, Tomás y Sabrina, además de Roxana, su nuera y su hermana Ana María, que constituyen su familia desperdigada por el mundo.

Vive actualmente en Miami,USA. Aquí trabajó en varias empresas, dedicándose actualmente a viajar y escribir, que es lo que más le gusta. Colaboró en Nueva Orleáns después del Huracán Katrina, También en Texas y en Hialeah, cuando pasó Wilma.

Tiene una novela impresa “Usarás tu nombre”, además de cuentos, poemas y otras novelas sin publicar aún.


INES J. PILOTTA-ARGENTINA-USA

 

Otoño

 

El color del herrumbre por los caminos

Y la fragancia a humo de madera

encendida entre los pinos

centinelas enhiestos, silenciosos, sombrios

entre un estallido de magnolias

trepadas en lo alto, al infinito.

Amo perderme en las enredaderas florecidas

de las madreselvas

con aroma de nostalgias

en sus flores suaves.

Melodía de trinos entre las ramas desnudas de pájaros

huérfanos de nidos

Y batir de alas que vuelan en bandadas rumbo a otros destinos

escapando por los cielos hacia calores

aquí y ahora, perdidos.

Otoño en la paleta de los bosques

agrio el olor.

Coloridos ropajes de algún árbol

de rojos apagados, y marrones, cobres indecisos

y amarillos agitando al viento sus banderas

entre brumas tempranas y ocasos encendidos.

que el sol se apaga más tempano

entre las nubes agoreras pintándolas de fuegos

y delirios,

de rosas viejas

de naranjas quemadas en el ya lejano estío

Y trazos de azules campanadas

como mares entre tanto nuberío.

Otoño asomando en mi ventana.

Crisantemos y nardos florecidos,

El oro y el olor de la templanza

golpeando a raudales contra el vidrio.

 

.

 

Octubre/08/2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada