jueves, 5 de junio de 2014

Poema de ANNGIELS GRIGERA


Poema de ANNGIELS GRIGERA

 

Latía el beso en sus labios

como latía el deseo en mi sexo

 

Le palpitaban las caricias en las manos

como palpitaba la lujuria en mi cuerpo

 

Él, ángel de los sentidos,

yo, hechicera furtiva del infierno.

 

El placer desbordaba mi centro,

el goce cortaba sus alas.

 

Y el ángel  convertido en hombre

cayó de rodillas en el templo

 

que se abría justo debajo

de la humedad de mis piernas

 

totalmente vencido, desterrado del cielo

olvidó que fue un ángel, prefiriendo el averno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario